Recomendaciones para la producción de Ajonjolí

Recomendaciones para la producción de Ajonjolí

Condiciones óptimas para el establecimiento del cultivo

El ajonjolí se puede sembrar en época de primera, postrera y apante. Se desarrolla bien en suelos arenosos y sueltos, bajo condiciones secas y con las primeras lluvias.

Se debe realizar laboreo del suelo con anticipación de un mes para facilitar el manejo adecuado de malezas, plagas del suelo y garantizar un buen drenaje, ya que este cultivo no tolera periodos de encharcamiento
por ser muy susceptible a enfermedades. La semilla debe sembrarse a una profundidad de uno a dos centímetro, con una humedad en el suelo
a 5 centímetros de profundidad.

Evitar la siembra en lugares donde predominan vientos fuertes porque es sensible al acame.

Selección de semilla

Se debe utilizar semilla de buena calidad para obtener un cultivo uniforme y vigoroso, esta puede ser certificado o de la que se obtiene de la parcela, seleccionando no menos de 400 plantas con competencia completa, sanas, uniformes y de alta producción. Se deben eliminar las
semillas vanas, pequeñas e inmaduras.

Es importante hacer prueba de germinación poniendo a nacer 100 semillas, después de 5 días contar las plantas bien desarrolladas, si de estas hay 85, es óptima para la siembra.

Cantidad de semilla y distancias de siembra

Se usan 5 libras de semilla en siembra a chorrillo, hacer raleo de 10 a 18 días después de nacido el cultivo para evitar el zanconeo, eliminar plantas débiles y enfermas, procurando distancias de 15 centímetros entre plantas y 60 centímetros entre surcos para obtener 80,000 plantas por manzana en ajonjolí de rama.

Para ajonjolí de chirrión las distancias son de 50 centímetros entre surcos y 10 centímetros entre plantas para una población de 140,000 plantas por manzana.

Prácticas de control de malezas

Es importante mantener el cultivo limpio sobre todo en los primeros 30 días, ya que su crecimiento es lento, y el rendimiento puede ser afectado hasta en un 50%. Los métodos para el control de malezas en ajonjolí son:

  • Manual a través de herramientas como machetes, azadón.
  • Mecánico a través de equipos como arados, discos, cultivadoras.
  • Químico a través de herbicidas, como última opción. Se recomienda el uso de productos con banda verde que son de menor riesgo para el medio ambiente y la salud humana.

Fertilización de la parcela

La fertilización para una manzana se realiza de la siguiente manera:

a) Al momento de la siembra aplicar dos quintales de 12-30-10.
b) De 15 a 20 días después de la siembra usar 1 quintal de urea.
c) De 30 a 35 días después de la siembra aplicar 1 quintal de urea.

Para complementar la fertilización se recomienda hacer dos aplicaciones de biofertilizantes líquidos foliares a razón de dos litros por bomba con intervalos de quince días. Es recomendable realizar prácticas de conservación de suelos y agua, como: NO QUEMA, incorporación de rastrojos, abonos orgánicos, cultivos de cobertura, rotación de cultivos,
entre otros.

Control plagas

Antes de la siembra es importante conocer las poblaciones de plagas de suelo (Gallina ciega, gusano alambre), esto se puede hacer a través de la observación visual al momento de la preparación de suelos. Si hay altas poblaciones se recomienda tratar las semillas con insecticidas o bien aplicar en la raya de siembra.

Las plagas insectiles en la etapa vegetativa son de poca importancia, ya que este cultivo tolera más de 30% de daño foliar. En la etapa reproductiva es cuando se debe vigilar la presencia de chinches y de defoliadores que atacan las capsulas. Se recomienda control cuando se encuentren más de dos chinches por metro lineal. Una práctica sencilla para el control de estas plagas es el uso de chupones mata chinches que se fabrican con algodón o pedazos de tela embebidos de una solución de
agua con urea e insecticidas. La solución se prepara en un recipiente con 10 litros de agua, dos libras de urea y 50 cc de insecticida.

Cosecha y postcosecha

Corte y emparve

Para iniciar el corte, las plantas deben tener las siguientes características:

hojas de color amarillo
del tercio inferior de la planta, las cápsulas inferiores hasta las del medio se tornan cafesozas, el fruto comienza abrirse y la floración ha llegado al final. Esto ocurre cuando la planta ha llegado a su madurez fisiológica según la variedad. Es importante identificar estas características para
evitar pérdidas por inmadurez de la semilla o apertura de las capsulas.

El emparve se realiza 3 a 4 días después del corte, cuándo las plantas se hayan secado. Esta debería de hacerse antes de que caliente el sol con el fin de prevenir la pérdida de semilla. Las parvas no deben sobrepasar un metro de diámetro para evitar volcamiento y acelerar el proceso de secado.

En esta etapa es importante monitorear la eclosión de masas de huevo de chinche que nos pueda ocasionar daño en las semillas.

Aporreo

En Nicaragua, todavía el aporreo se hace a mano. Para esto, es necesario volcar las parvas sobre un toldo o carpa donde se golpean para causar la liberación o caída de semilla. Para poder llevar a cabo este procedimiento es necesario que las parvas estén secas verificando que el 90% de las cápsulas estén abiertos.

Limpieza

Tiene como objetivo eliminar las impurezas usando mallas o zarandas finas. Otra manera es por medio del soplado con motobomba, para reducir las impurezas hasta en un 3%.

Almacenamiento

Para evitar daños es importante almacenarlas con un máximo de 10% de humedad, en lugares frescos y secos.