Cultivo de Ajo

Cultivo de Ajo

Calidad de la Semilla

Los bulbos destinados para semilla deben tener buena formación y almacenarse en lugares ventilados previo tratamiento contra plagas y enfermedades.

Cantidad de semillas y distancias de siembra

Antes de la siembra se hace una selección de bulbillos o dientes clasificándolos por tamaño. Cada tipo debe sembrarse por separado, comenzando con los grandes y finalizando con los pequeños. Los bulbillo se tapan ligeramente con una capa de suelo de 3 a 5 centímetros.

La siembra puede hacerse en camas o en surcos a doble hilera.

– Las camas deben medir 120 centímetros de ancho por 20 de alto y 100 metros de largo como máximo. La separación entre cada cama es de 50 centímetros.

La distancia entre surcos y plantas dependerá del tamaño de los bulbillos (dientes). Estas pueden variar de 17.5 a 20 centímetros entre surcos y de 10 a 12.5 centímetros entre plantas.

Durante la preparación de las camas se recomienda mezclar el suelo con micorrizas y trichoderma para mejorar el enraizamiento de las plántulas y protegerlas contra el ataque de hongos.

– En surcos a doble hilera las distancias son de 80 centímetros entre surcos dobles y 10 entre plantas para obtener poblaciones aproximadas de 185,000 plantas por manzana.

Dependiendo del tipo de siembra y del tamaño de los dientes,  se utilizan de 1500 a 1800 libras de semilla por manzana.

Prácticas de control de malezas

El ajo es de crecimiento lento y poca capacidad para competir con las malezas, por lo que se recomienda mantenerlo limpio durante los primeros 35 días después de la siembra que es considerada la etapa crítica.

– El método más utilizado es el manual entre plantas y mecánico con escardillo en las calles.

– El control químico se puede usar como última opción, seleccionando aquellos productos de banda verde que son menos dañinos al ambiente y a la salud.

Fertilización de la parcela

Es importante que los productores conozcan la fertilidad de sus suelos para realizar un buen plan de fertilización en sus cultivos.

Se recomienda aplicar 8 quintales por manzana de abono completo (12-24-12) al momento de la siembra.

Aplicar 6 quintales por manzana de urea fraccionados en 2 momentos: 3 a los 20-25 y 3 los 40-45 días después de la siembra.

Para complementar la fertilización es recomendable realizar aplicaciones de biofertilizantes líquidos, abonos orgánicos y prácticas agroecológicas comoNO QUEMA y rotación de cultivos.