Guía Técnica con plantas in vitro Plátano

Guía Técnica con plantas in vitro Plátano

Introducción

El plátano es uno de los cultivos de mayor importancia económica en Nicaragua, siendo un rubro que genera una gran fuente de ingresos a
pequeños, medianos y grandes productores, pero actualmente, las plantaciones enfrenta serios problemas fitosanitarios que involucra una alta demanda y dependencia de productos químicos para poder mantenerse; en respuesta a esto, el Gobierno de Reconciliación y Unidad Nacional (GRUN) en alianza con la hermana República de China Taiwán ejecutan el Proyecto de Desarrollo del Plátano en Nicaragua, que tiene como objetivo promover el uso de nuevas prácticas de manejo agroecológicas que contribuyan con la reestructuración, mantenimiento y el desarrollo de los sistemas plataneros.

Uno de los principales problemas que enfrentan los productores de plátano en nuestro país es el uso de material de mala calidad y la poca disponibilidad de materiales de siembra de excelente calidad genética; en respuesta a esta problemática actualmente en Nicaragua se tiene a disposición el Centro Nacional de Cultivo de Tejidos (CNCT) en donde los pequeños, mediano y grandes productores de plátano tendrán acceso a plantas provenientes del cultivo de tejido para mejorar su calidad genética y maximizar la productividad del rubro.

Sin embargo, este tipo de plantas requieren de un manejo específico, especialmente en la etapa de establecimiento de la plantación. La presente guía tiene como objetivo suministrar al productor la información para el establecimiento y manejo de una parcela de plátano utilizando plantas in vitro.

Productividad

En Nicaragua, la siembra potencial para una manzana de cultivo de plátano tecnificado es de 1,750 a 2,000 plantas, se estima que la floración
final oscila entre el 82% al 95%, con perdida de fruta no cobrada entre 5% al 18%, esto debido a daños mecánicos, fitosanitarios, nutrición, entre
otros. En Nicaragua se cultivan principalmente dos clones, el Cuerno gigante por ser un producto resistente al manejo rústico (transporte y manejo a granel) sin generar pérdidas significativas, y el Cuerno enano que en la actualidad es el clon de mayor auge en la producción nacional.

Producción

En el año 2017 el sistema de monitoreo del MAG (Ministerio Agropecuario) registró 26,600 manzanas establecidas con plátano, de estas se cosecharon 18,469 manzanas, con una producción de 739 millones de unidades (rendimientos de 40 mil unidades por manzana), 16% superior a
la producción del año anterior (636 millones de unidades) y 84% de cumplimiento de la meta 2017.

Se exportaron 1.3 millones de quintales de plátano (86.6% mayor que 2016), con un valor de US$17.7 millones de dólares (45.9% mayor que 2016).

Etapas fenológicas

El desarrollo de una planta de plátano comprende tres etapas: vegetativa, floral y de fructificación, la duración de estas responde claramente a un
comportamiento individual.

a) Etapa vegetativa: Tiene una duración de 6 meses y es donde en su inicio ocurre la formación de raíces principales y secundarias, desarrollo de Pseudotallo e hijos. Cuando se usa plantas in vitro este periodo se ve reducido ya que en campo se establecen plantas desarrolladas en vivero, con una altura que oscila entre los 20 a 25 centímeros (cm).

b) Etapa floral: Tiene una duración aproximada de tres meses a partir de los seis meses de la fase vegetativa. El tallo floral se eleva del Cormo
a través del Pseudotallo y es visible hasta el momento de la aparición de la inflorescencia.

c) Etapa de fructificación: Tiene una duración aproximada de 10 a 12 semanas y ocurre después de la fase floral, en esta se diferencia las flores
masculinas y las flores femeninas (dedos) y hay una disminución gradual del área foliar y finaliza con la cosecha.

Factores ambientales

Temperatura: Los requerimientos oscilan entre los 26 a 30 grados celsius (°C), esta tiene un efecto relevante en el desarrollo del fruto ya que las temperaturas más bajas alargan la cosecha un poco más de un mes en comparación a lo normal.

Agua: Requiere cantidades abundantes de agua entre 1,800 a 2,500 milímetros (mm) distribuidos en todo el año. Las necesidades mensuales entre 150 a 250 milímetros (mm) y por día entre los 5 a 10 litros (l) diarios según la edad de la planta.

Luminosidad: El plátano requiere como mínimo 6 a 8 horas de sol al día; en la zona del pacífico de nuestro país se cuenta con buenas condiciones
de luminosidad a diferencia de la zona norte en donde este factor es considerado como una limitante natural que debe de tenerse muy e cuenta, por tanto, las plantaciones deben de establecerse siguiendo la orientación de sol para aprovechar la mayor cantidad de horas luz.

Viento: Las plantaciones deben de establecerse en zonas con velocidades no mayores de 20 km por hora, dado que se producen daños en el área
foliar y pérdidas en la producción de hasta un 40%, induciendo a una maduración precoz del racimo y volcamiento; en casos extremos se da la
pérdida total de la plantación.

Los sistemas deben de establecerse con la protección de cortinas rompe vientos con una altura prudente mayor de 3 metros al momento
del establecimiento.

Suelo: Se requieren suelos con profundidad no menor a 1.2 metros de textura Franco o Franco arcillo limoso. En caso de tener suelos muy livianos (arenosos) se deben hacer las correcciones pertinentes en el riego y fertilización según las necesidades de la plantación.

En suelos pesados debe evacuarse el exceso de agua acumulado en la superficie o a lo largo del perfil, con el objetivo de reducir el encharcamiento, alta salinidad, los altos niveles de CO2, Fe y Mg, Sulfatos y gases orgánicos que llegan a ser muy tóxicos.

Pendiente: Es posible cultivar en pendientes de hasta 40% (fuertemente escarpada), lo ideal para poder implementar un sistema platanero y con riego eficiente es una pendiente no mayor al 2%.

pH: Este factor nos indica la alcalinidad y/o acidez del suelo, para el plátano se recomienda un pH moderadamente ácido (5.8 a 6.5); en este rango se facilita la disponibilidad de nutrientes.

Principales clones

Cuerno enano: Este clon es de muy fácil manejo, ya que como su nombre indica que es de porte bajo, oscila entre los 2.5 y 3 metro (m) de altura,
con un promedio de 2.75 metro (m), lo que la hace más resistente al acame causado por el viento, esto hace posible realizar las labores rutinarias de una forma más rápida como el caso de la cosecha.

Posee Pseudotallo grueso con abundantes hojas anchas. Los racimos son cortos, con un promedio de 40 frutos para el manejo tradicional y 60
unidades con producción intensiva en cuanto a materia de exportación se refiere, con un peso bruto en manejo tradicional entre los rangos de
11 a 17 kilogramos (kg) y de 11 a 19 kilogramos (kg) en manejo intensivo.

En la actualidad es el principal clon establecido y comercializado en Nicaragua, sus principales destinos para exportación son los EEUU y EUROPA; y la fruta que no clasifica para exportación se venden a los mercados locales para el consumo nacional. El período de floración a cosecha es de 80 a 85 días. La cosecha se inicia entre 10 a 11 meses de la siembra. Es susceptible al ataque de Sigatoka negra (Mycosphaerella fijiensis) por lo cual es necesario monitorear constantemente la
presencia de esta enfermedad.

Cuerno gigante: Esta se caracteriza por su porte alto que oscila entre los 3 y 4 metro (m). Los rendimientos obtenidos por unidad con manejo rústico van desde los 18 a 30 dedos y un peso estimado de 16 a 18 kilogramos (kg) y en plantaciones intensivas van desde los 40 a 45 dedos comercializables.

La comercialización de esta fruta en nuestro país ocupa el segundo lugar de importancia, destinando los volúmenes de producción únicamente para el mercado local y centroamericano (Honduras y El Salvador) con
bajas exigencias de calidad en presentación de fruta fresca y procesada (plátano pelado y embolsado). Las mayores áreas de producción se ubican en el Departamento de Rivas, principalmente en la Isla de Ometepe.

Cemsa ¾: Es una variedad muy similar al Cuerno enano en cuanto a su morfología y porte bajo, oscila entre los 2.3 y 3 metro (m) con un promedio
de 2.7 metro (m) lo que la hace más resistente al acame causado por el viento, los racimos son de apariencia corta con un promedio de 46
frutos para el manejo tradicional y 60 unidades de manera intensiva en materia de exportación, con un peso bruto en el primer caso entre los
7 a 17 kilogramos (kg) y para el segundo de 11 a 19 kilogramos (kg).

Actualmente el establecimiento de esta variedad también está en auge por su bondad de tener un racimo uniforme en cuanto al tamaño de sus dedos (mediano), lo que contribuye a ser el mejor candidato en los procesos de empaque de fruta de exportación, disminuyendo así el rechazo de las unidades que son originadas por el factor extralargo de fruta.

Establecimiento

7.1. Selección del terreno

En los suelos con texturas franco y franco arcillosolimoso este cultivo se desarrolla con normalidad, de preferencia que tenga una inclinación no
mayor a un 10%, con disponibilidad de agua necesaria para el abastecimiento del riego, y principalmente con vías de acceso vehicular
para el transporte de cosecha al momento de la comercialización.

7.2. Preparación del terreno

El terreno debe prepararse adecuadamente considerando los siguientes aspectos:

7.2.1. Subsoleo

La finalidad es romper las capas compactas, esta actividad debe hacerse en dependencia a las condiciones físicas del suelo y del sistema de riego
(orientación y profundidad de tuberías) lo más ideal es realizarlo entre los 40 a 50 centímetros (cm) de profundidad.

Esta técnica se recomienda cuando se establece por primera vez este cultivo o cuando se renuevan plantaciones cuya pendiente no sobrepase el 15%, dado que esta debe realizarse con tractor.

7.2.2. Arado
Se recomienda realizar un (1) pase de arado de disco cuando el subsoleo dejo terrones grandes (suelos franco arcilloso a arcilloso) y se requiera
un suelo más suelto.

7.2.3. Grada
Se recomienda un (1) pase de grada cuando el arado no dejo el suelo suficientemente suelto; esta debe realizarse a poca profundidad para
voltear el suelo moderadamente. Esta actividad contribuye al manejo de insectos plagas del suelo.

7.2.4. Nivelación
Se recomienda corregir pequeñas áreas entre 3 a 5 metros cuadrados (m2) con el fin de eliminar irregularidades en donde se estanca el agua.
Figura 12. Proceso de nivelación de suelo

7.2.5. Drenajes
Esta actividad se realiza con el fin de evacuar el exceso de agua para evitar encharcamiento y reducir la incidencia de enfermedades fungosas
(hongos), bacterianas y nemátodos. Esta práctica permite aumentar el nivel de oxígeno del suelo, logrando un mejor desarrollo de las plantas.

7.3. Establecimiento de la plantación

Consiste en dos etapas: el diseño del marco de siembra y la siembra.

7.3.1. Marcos de siembra
Utilizar densidades de siembra de 2,000 plantas por manzana (mz) con el siguiente arreglo:

• 3.20 x 1.50 x 1.50 metro (m) (doble surco, tres
bolillos)
• 2.50 x 1.40 metro (m) (surcos lineales)

7.3.2. Ahoyado

La dimensión del hoyo de siembra debe ser
25 x 25 x 30 centímetros (cm) cuando se utilizan plantas in vitro.

Prácticas principales del cultivo de plátano

8.1. Fertilización
Ejemplo de una fertilización básica:

Para este caso se lleva un plan básico de fertilización con plantas in vitro, para cubrir las necesidades mínimas nutricionales del cultivo, sin embargo, el desarrollo de la planta determinara si hay una mayor
demanda de nutrientes para ser complementado y garantizar los rendimientos esperados. Para ello se debe implementar otros mecanismos de fertilizaciones (orgánicas y químicas, ver tablas 5 y 6 en anexos) que permitan garantizar los requerimientos totales de la plantación.

8.1.1. Primera fertilización (momento de la siembra)

Se realizará una aplicación de fertilizante sintético en fórmula 18-46-0 en dosis de 90 gramos (g) por planta (dos porciones de un vaso de zepol pequeño) depositándose al fondo del hoyo, luego se depositará fertilizante orgánico (Cerdaza, Gallinaza o humus de lombriz) en dosis de 2 libras (lb) por hueco y posteriormente la siembra de la planta.

8.1.2. Segunda fertilización (fase vegetativa) 15 a 45 días después de la siembra (dds)

En este periodo de tiempo de 15 a 45 días después de la siembra, se realizará una aplicación de GUÍA TÉCNICA «Establecimiento y Manejo del Cultivo del Plátano con Plantas In Vitro» 14 fertilizante nitrogenado (Urea 46%) en dosis de 45 gramos (g) por planta (una porción de un vaso de zepol pequeño), la forma de aplicación será de manera circular en el caso de terreno plano y de media luna en el caso de terrenos con pendientes,
a una distancia de 30 a 50 centímetros (cm) de la planta, acompañado de un aporque y agua.

8.1.3. Tercera fertilización (fase vegetativa) 105 días después de la siembra (dds)

A los 105 días después de la siembra se realizará una aplicación de fertilizante completo NPK 15-15-15 en dosis de 45 gramos (g) por planta
(una porción de un vaso de zepol pequeño).

8.1.4. Cuarta fertilización (fase vegetativa) 135 días después de la siembra (dds)

A los 135 días después de la siembra se realizará una aplicación de insumo nitrogenado (urea 46%) en dosis de 45 gramos (g) por planta
(una porción de un vaso de zepol pequeño) mezclado con fertilizante potásico (0-0-60) en dosis de 45 gramos (g) por planta (una porción de un vaso de zepol pequeño); la forma de aplicación será de manera circular de 30 a 50 centímetros (cm) de la planta, acompañado de un aporque y agua.

8.1.5. Quinta fertilización (fase de floración) 195 días después de la siembra (dds)

A los 195 días después de la siembra se aplicará una formula nitrogenada (Urea 46%) en dosis de 45 gramos (g) por planta (una porción de un vaso de zepol pequeño), mezclado con fertilizante potásico (0-0-60) en dosis de 45 gramos (g) por planta (una porción de un vaso de zepol pequeño), la forma de aplicación será de manera circular de 30 a 50 centímetros (cm) de la planta, acompañado de un aporque y agua.

8.1.6. Sexta fertilización (fase de floración y preparación de nuevo hijo) 255 días después de la siembra (dds)

A los 255 días después de la siembra se realizará una aplicación de fertilizante nitrogenado (urea 46%) en dosis de 45 gramos (g) por planta (una porción de un vaso de zepol pequeño), mezclado con fertilizante potásico (0-0-60) en dosis de 90 gramos (g) por planta (dos porciones de un vaso de zepol pequeño).

8.1.7. Séptima fertilización (fase de floración y preparación de nuevo hijo) 285 días después de la siembra (dds)

A los 285 días después de la siembra se aplicará una fertilización basada en NPK 15-15-15 en dosis de 45 gramos (g) por planta (una porción de un vaso de zepol pequeño), esto con el objetivo de alimentar los hijos previamente seleccionados que serán las nuevas unidades de producción en el siguiente ciclo agrícola. La forma de aplicación será en forma de media luna alrededor del hijo a una distancia de 30 a 50 centímetros (cm)
acompañado de un aporque y agua.

8.2. Riego
8.2.1. Importancia del riego


Cuando una planta de plátano crece con limitaciones de humedad su tamaño es más bajo y su desarrollo vegetativo es más lento comparado con plantas que se desarrollan con riego. La planta de plátano está constituida en un 85% por agua por lo que la planta necesita tener
riego para su desarrollo normal.

8.2.2. Riego según etapas de desarrollo

El cultivo de plátano necesita cierta cantidad de agua según la etapa de desarrollo en la que se encuentre, de 1 a 3 meses cada planta necesita
5 milímetros (mm) de agua por día, de 4 a 6 meses cada planta necesita 8 milímetros (mm) de agua por día y entre 7 a 11 meses se necesitan
10 milímetros (mm) de agua por planta en cada día de riego.

Los momentos de riego pueden ser distribuidos en las horas frescas entre 5 a 9 de la mañana y entre 3 a 6 de la tarde, todo dependerá de la capacidad de retención de agua que tenga el suelo, las condiciones climáticas como lluvias o días soleados, cantidad de áreas sembradas y la
capacidad económica que tenga el productor.

8.2.3. Gravedad

Este mecanismo es el más utilizado de manera cultural por los pequeños y medianos productores, el cual consiste en garantizar el suministro de agua mediante canales superficiales aprovechando la pendiente del terreno. En este sistema se necesitan grandes volúmenes de agua para satisfacer las necesidades hídricas del cultivo, lo cual propicia la diseminación de algunas enfermedades.

8.2.4. Aspersión

Este sistema generalmente se utiliza en grandes extensiones de cultivo ya que implica un alto costo económico al momento de la inversión inicial. El diseño está orientado a colocarse entre los 8 y 10 metros entre cada aspersor. Este sistema depende de los arreglos de siembra y de
la capacidad económica de cada productor.

8.2.5. Microaspersión

El sistema funciona a baja presión y utiliza micro aspersores que distribuyen el agua de forma más homogénea. Los diseños dependerán de
la capacidad de cada microaspersor, los cuales oscilan entre los 4 a 5 metros cuadrados (m2) de cobertura.

8.2.6. Goteo

Este sistema de riego funciona mojando una parte de la superficie del suelo específicamente donde está la planta, optimizando el uso eficiente
del agua. La distribución del agua se realiza a través de mangueras de polietileno con goteros integrados que distribuyen un determinado
volumen de agua.

8.3. Deshoje

Se eliminan parcial o totalmente las hojas que han sido afectadas por alguna enfermedad, hojas secas o no funcionales que se doblan sobre
el Pseudotallo. Puede hacerlo con machetes o cuchillas afiladas y desinfectadas.

8.4. Deshije

Esta actividad se realiza generalmente entre los 5 y 7 meses después de sembrado y nunca debe de realizarse con una planta en producción, se eliminan principalmente los hijos de agua, priorizando de 1 a 2 hijos de espada en lados opuestos, este proceso se debe de realizar cada 7 a 8 semanas para eliminar los brotes y rebrotes que van emergiendo en cada unidad productiva, concluyendo cuando la planta florece (emisión de la bellota). Esta actividad puede realizarla con machete cortando el hijo sobre la superficie o bien con una coba desligando el hijo totalmente con la madre. Estas herramientas siempre deben estar desinfectadas para evitar contagio de enfermedades de una planta a otra.

8.5. Embolse de la fruta

Esta actividad se deberá realizar a las dos semanas de haber emergido la bellota (flor) una vez que observamos las aperturas de las ultimas manos; primeramente, se eliminan las hojas que pueden afectar o dañar el racimo, seguido de la eliminación de las ultimas manos que generalmente no alcanzan su desarrollo, luego se corta la chira y se coloca la bolsa amarrándola de la parte superior del raquis.

8.6. Apuntalamiento

La práctica consiste en realizar un primer amarre con mecate entre la tercera y cuarta hoja de la planta parida, luego se llevar 2 líneas de amarre hacia las plantas vecinas amarrándolas a 80 cm de altura de la superficie del suelo, en contra de la dirección de la caída de la planta madre.

Las líneas de (sostén) nunca deben de ser plantas jóvenes ya que, si lo realizamos en ellas, sufrirán un ahorcamiento a mediada que vallan
desarrollándose.

8.7. Manejo de malezas

El manejo de malezas es indispensable en la etapa de crecimiento ya que la competencia por agua, luz y nutrimentos es crítica puesto que la planta
no puede todavía competir. Posteriormente en la etapa adulta el cultivo es capaz de suprimir las malezas por cuenta propia ya que las hojas del
plátano realizan un manejo bastante efectivo debido a la sombra casi total que éstas producen en el suelo.

8.7.1. Manejo mecánico de malezas

Puede ser realizado de diversas formas; utilizando cortadoras acopladas a un tractor, machetes y azadones o cualquier herramienta que sirva
para este propósito; se limpian las calles y los alrededores de las plantas.

8.7.2. Manejo químico de malezas

Se recomienda su empleo como última opción en casos de extrema necesidad y con el uso de pantallas de plástico durante las aplicaciones en horas de la mañana entre las 6 y 9 am.

Herbicidas preemergentes
Karmex (Diurón):
Su modo de acción es sistémica como manejo preemergente la aplicación es dirigida al suelo, este deberá estar húmedo por lluvia o riego para una adecuada incorporación.Como postemergente deberá de aplicar cuando la maleza presenta entre 4 a 5 hojas verdaderas.
Dosis: 1 a 1.5 kilogramos (kg) por hectárea (ha) para 90 días de manejo si se aplica adecuadamente.

Recomendado en Nicaragua para manejo de gramíneas y hoja ancha.
Herbicidas postemergentes.

Diquat: Es un herbicida de contacto y no selectivo, se recomienda aplicar sobre malezas no mayores a 20 centímetros (cm).
Dosis: 2.3 litros (l) por hectárea.

Finale o basta (Glufosinato de Amonio): Modo de acción es de contacto con ligera sistémica, translaminar, aplicar cada 6 a 8 semanas. Se recomienda repetir la aplicación una vez que se haya alcanzado aproximadamente un 20% de cobertura de la maleza en el área de cultivo.
Dosis: 1.5-2.0 l/ha, entre las malezas que controla Paspalum sp, Eleusine indica, Echinocloa colonum, Cyperus sp, Ixophorus sp, Leptochloa sp, Euphorbia sp entre otras.


8.8. Desinfección de herramientas

Esta actividad se realiza utilizando diferentes productos tales como cloro, yodo, Vanodyne o Beloran, a dosis difiere según las concentraciones y productos a utilizar. El objetivo es asegurar la desinfección de las herramientas y la sanidad de la plantación.

Adicionalmente, a la mezcla deberá agregársele una tinta como la rodamina, con el objetivo de identificar a través de su coloración el uso del desinfectante.

Estos productos pueden ser utilizados en las pilas de desinfección o pediluvios para desinfección del personal al entrar a la plantación.

Plagas de importancia económica en el cultivo del plátano

• Son causados por las larvas al alimentarse de los tejidos del cormo.
• Forma galería que facilitan la pudrición del cormo, presencia de enfermedades y evita el transporte de los nutrientes desde las raíces hasta el reto de la planta.
• Perdida de vigor de las hojas, se tornan de un color amarillo y luego se marchitan.
• Las plantas jóvenes se marchitan mientras que las plantas más viejas detienen su crecimiento.

Prácticas de manejo

• Renovar de la plantación después de cada ciclo productivo, como mejor opción utilizar cultivo in vitro.
• Mantener la plantación libre de malezas y vegetación e descomposición.
• Luego de la labor de saneo y cosecha, el material de biomasa que resulta de la planta se debe de picar muy bien y ubicar rápidamente en el centro de las calles para su rápida degradación.
• Uso de trampas en forma de disco, gavetas y cuñas.
• Por encima del umbral (4 a 5 adultos por trampa): el manejo se realizará a través de trampas sencillas de pseudotallos (20 a 40
por manzana (mz); para recolección manual de adultos, o bien aplicar organismos entomopatógenos como Beauveria bassiana.
• Usar trampas con feromonas Cosmolure, la que atrae al adulto mediante el olor que emana.
• Se coloca una trampa del pseudotallo aproximadamente a 20 centímetros (cm) del suelo, en rodajas, poniéndolas una sobre
otra, dejando una abertura que permita la entrada al insecto con una cuña del mismo material, se puede colocar un poco de insecticida inoloro en su interior para que el insecto muera al momento de entrar en la trampa; se recomienda usar insecticida inoloro.
• Renovación de las plantaciones después de cada ciclo productivo.
• Por encima del umbral (4 a 5 adultos por trampa): el manejo se realiza a través de trampas sencillas y/o hechas con feromonas con Cosmolure, atraen al adulto mediante el olor que emana, éstas se elaboran
cortando el pseudotallo aproximadamente a 20 centímetros (cm) del suelo, en rodajas, poniéndolas una sobre otra, dejando una abertura que permita la entrada al insecto con una cuña del mismo material, se puede
colocar un poco de insecticida en el interior mpara que el insecto muera al momento de entrar en la trampa; se recomienda usar Lannate (Metomil) al 2% ya que es un insecticida inodoro.

Daños

• Este insecto provoca un bronceado en las hojas adultas chupando y raspando el tejido superficial (epidérmico) de las mismas.

Prácticas de manejo
• Renovar de la plantación después de cada ciclo productivo, como mejor opción utilizar cultivo in vitro.
• Deshoje sistemático para disminuir sus reservorios.
• Mantener el cultivo libre de malezas y otras especies hospedantes.
• Aplicar productos a base de azufre y aceite de nim como repelentes.
• Se recomienda un manejo químico como última opción en casos de extrema necesidad se debe aplicar un producto sintético para
la disminución de la población tales como:
Triazofos 20 Ec, Cipermetrina, Abamectina, Vidate entre otros.

9.3. Nemátodos – Radopholus similis

Daños
• Las raíces toman un color rojo sangre, tornándose más tarde en púrpura o violeta oscuro.
• Destruye el sistema radicular.
• Pérdida de anclaje y volcamiento (acame).
• Reducción del crecimiento de la planta y por consiguiente la muerte de la planta.
• Mala calidad del racimo.
• Ataca durante todo el ciclo.

Prácticas de manejo

• Renovar la plantación después de cada ciclo productivo, como mejor opción utilizar cultivo in vitro.
• Evitar sembrar material que haya sido afectado por nemátodo, preferiblemente de cultivos in vitro.
• Adecuado sistema de drenaje.
• Evitar sembrar plátano intercalado con otro cultivo que sea afectado por nemátodos.
• Aplicaciones de materia orgánica.
• Uso de nemátodos de vida libre (depredadores).
• Use bioinsumos a base de inoculación de Micorrizas.
• Uso de hongos nematófagos Paecilomyces spp.
• Se recomienda un manejo químico como última opción en casos de extrema necesidad, se debe aplicar un producto sintético para la disminución de la población tales como: Verango, Furadan, Mocap,
Rugby, Vidate, entre otros.

Nemátodos – Radopholus similis

Daños

• Las raíces toman un color rojo sangre, tornándose más tarde en púrpura o violeta oscuro.
• Destruye el sistema radicular.
• Pérdida de anclaje y volcamiento (acame).
• Reducción del crecimiento de la planta y por consiguiente la muerte de la planta.
• Mala calidad del racimo.
• Ataca durante todo el ciclo.
Prácticas de manejo
• Renovar la plantación después de cada ciclo productivo, como mejor opción utilizar cultivo in vitro.
• Evitar sembrar material que haya sido afectado por nemátodo, preferiblemente de cultivos in vitro.
• Adecuado sistema de drenaje.
• Evitar sembrar plátano intercalado con otro cultivo que sea afectado por nemátodos.
• Aplicaciones de materia orgánica.
• Uso de nemátodos de vida libre (depredadores).
• Use bioinsumos a base de inoculación de Micorrizas.
• Uso de hongos nematófagos Paecilomyces spp.
• Se recomienda un manejo químico como última opción en casos de extrema necesidad, se debe aplicar un producto sintético para la disminución de la población tales como: Verango, Furadan, Mocap,
Rugby, Vidate, entre otros.

Enfermedades de importancia económica en el cultivo del plátano

Sigatoka negra – Mycosphaerella fijiensis var. Difformis

Síntomas

• Inicialmente aparecen puntos cafés rojizos generalmente en la superficie inferior de la hoja, estos puntos se van alargando y forman
estrías del mismo color, posteriormente se alargan un poco más y cambian a un color café oscuro, casi negro. Una vez alargadas
las estrías comienzan a ensancharse, adquiriendo una forma circular.

• Finalmente, por acción del hongo, la hoja se seca y cae.

Prácticas de manejo

• Renovar la plantación después de cada ciclo productivo, como mejor opción utilizar cultivo in vitro.
• Utilizar semillas o cormos de plantaciones sanas.
• Asociar con otros cultivos que no son susceptible a la enfermedad como maíz.
• Utilizar un adecuado sistema de drenaje.
• Poda de hojas dañadas por el hongo, depositarlas boca abajo sobre las calles o bien sacarlas de la plantación.
• Manejo correcto de las malezas.
• Nutrición balanceada.

Punta de cigarro y punta negra – Trachysphaera fructigena, Verticillium spp. Stachylidium spp

Síntomas

• Afecta directamente la fruta y la punta queda negra con un micelio blanquecino como la punta de
un cigarro.
• Necrosamiento total de los dedos (podredumbre).

Prácticas manejo

• Usar bolsas de polietileno acompañado con papel para cubrir el racimo y evitar quemadura por el sol (el uso del papel se recomienda en la épocas secas). Esta es la principal causa de la punta de cigarro y punta negra del plátano.

• Aplicaciones de fungicidas separados o mezclados como Avatar en dosis de 1.5 a 2 cc por litro (l) de agua y Mancozeb en dosis de 1 a 3 cc por litro (l) de agua dirigida al fruto.

• Realizar las aplicaciones con mucho cuidado para garantizar una excelente cobertura del producto en el racimo especialmente en las puntas de los dedos, lugar donde penetra el hongo.

Pudrición del pseudotallo – Erwinia spp

Síntomas

La pudrición bacterial es agresiva y siempre está presente, especialmente durante la época lluviosa, comienza por lo general con el necrosamiento de la hoja bandera (candela) y la planta comienza a morir de arriba hacia abajo; por lo general no mata la planta hasta que ya han pasado varios meses. Se presenta como una podredumbre en el Pseudotallo y luego por su ineficiente manejo se prolifera, doblando la planta provocando una muerte lenta.

Prácticas de manejo
• Renovar la plantación después de cada ciclo productivo, como mejor opción utilizar cultivo in vitro.
• Evitar las altas densidades de plantas por manzana (se recomiendan entre 1750 a 2000 por manzana (mz).
• Trazar canales de drenajes adecuados, evitando encharcamientos.
• No sembrar en suelos ácidos, ya que estos ayudan a una mayor incidencia de la bacteria.
• No realizar siembras en épocas con demasiadas lluvias.
• Desinfectar todos equipos y herramientas que se utilicen dentro de la plantación.
• Evitar causar heridas a la planta, ya que estas sirven de entrada a la bacteria.
• Limpieza del pseudotallo o descapotado para evitar hojas semi podridas sobre el tallo.
• Limpieza de malezas y saneo de las hojas en tiempo y forma.

Moko – Ralstonia solanacearum

Síntomas

• Cormo con punteamiento rojizo de haces vasculares y exudación de consistencia viscosa.
• En el pseudotallo los vasos conductores se tornan rojizos y/o pardos oscuros.
• Amarillamiento prematuro y muerte de las primeras hojas viejas o inferiores, la planta comienza a morir de abajo hacia arriba.
• Hojas viejas presentan un halo amarillo en todo el borde y se extiende hasta provocar un amarillamiento general y semanas después todas las hojas se quiebran entre la base de la lámina foliar y el extremo apical del peciolo.
• El raquis del racimo presenta una coloración oscura en los haces vasculares.
• Inflorescencia y racimos atrofiados, madurez prematura del racimo en forma irregular.

Prácticas de manejo

• Renovar la plantación después de cada ciclo productivo, como mejor opción utilizar cultivo in vitro.

• Manejo de malezas, principalmente en los primeros 3 meses del ciclo productivo de preferencia con manejo mecánico.

• Desinfección de herramientas con: Beloran (Amonio cuaternario), en dosis de 100 mililitro (ml) por cada 200 litros (l) de agua, Formol o Formalina del 5 al 10%, Hipoclorito de Sodio al 1%.

• Instalación en la entrada de la plantación una pila (pediluvio) con esponja o sustrato (arroz, aserrín o gravilla fina) impregnado con lo antes mencionado. Cualquiera de los productos que se utilicen deben de
acompañarse de rodamina en una dilución de 2 gramo (g) por litro (l) de solución para identificar su coloración rosada y por tanto el
uso de dicho desinfectante. (Páez, A., 1996).

• En plantaciones donde la enfermedad está establecida aplicar programas rigurosos de manejo y cuarentena.

• Erradicación de las plantas de plátano afectadas y aledañas, inyectando un herbicida para evitar la proliferación de la enfermedad con una solución de Glifosato al 20%, en dosis de 5 a 50 mililitro (ml),
distribuidos en forma de espiral (circular), dependiendo del tamaño de la planta. Una vez la planta esté seca, se tratan sus residuos con formaldehído al 46% en dosis de 500 cc por sitio, se cubre el área con un plástico por 15 a 30 días; después de este tiempo se remueve el suelo, se deja descansar (barbecho) por un período de 6 meses como mínimo para sembrar nuevamente.
• Eliminar todo material infestado (hijuelos, hojas, tallos frutos y flores masculinas), pues allí se acumula una alta cantidad de inóculo.

Cosecha

Esta actividad se realiza luego de la conclusión de las etapas Vegetativa Floración y Fructificación (11-12 meses aproximadamente) de la plantación, luego de la utilización de un excelente material genético, un buen manejo en campo, condiciones hídricas reguladas y un correcto plan de fertilización y condiciones ambientales regulares.

El tiempo normal de cosecha se da después de 12 semanas embolsado el racimo (84 días, etapa de fructificación), teniendo en cuenta los colores de la cinta determinan la edad de la fruta (cada cinta representa una semana diferente). Siempre los mejores racimos en tamaño y peso son los recolectados entre la semana 1 y 10 del periodo de corte y están listos cuando los respectivos ángulos longitudinales de la fruta (venas o aristas) comienzan a desaparecer, esto indica que ha alcanzado su completo desarrollo.

Para la cosecha del racimo se hace un corte en el pseudotallo en forma de cruz que permita que este se doble por su propio peso y se pueda sujetar con una lanza de madera o de hierro antes de que llegue al suelo (figura 47).

Luego se realiza el corte en el pinzote y se coloca el racimo en varas de bambú sujeta con mecate para evitar que los dedos se maltraten (figura 48); posteriormente se transporta a la ronda de las parcelas (se recomienda una distancia máxima de recorrido de 50 metro (m) para mantener la calidad de la fruta) donde espera el transporte que va al lugar de acopio.

El traslado de la fruta se hace en tráiler ya sea en racimos enteros (figura 49) o fruta en cajilla debidamente desmanada y lavada en campo (figura 50). El otro método es en cable vía, donde se acomodan por viaje de 20 a 25 racimos (trenada) para ser llevados a la planta procesadora (figura 51);

Este, es uno de los pasos más importante y de extremo cuidado ya que de esto depende la comercialización y rentabilidad de la fruta destinada a la exportación).

Con frecuencia el periodo de cosecha en invierno se acorta y más cuando hay presencia de mucho sol y altas temperaturas.

Entre los meses de noviembre a enero en Nicaragua, por tener bajas temperaturas durante la noche, la fruta retrasa su desarrollo y es ahí donde los productores en acuerdo con su mercado de venta disponen
en darle entre 1 y 2 semanas más de desarrollo para poder alcanzar satisfactoriamente la apariencia y peso de la fruta.

La cantidad de plátanos que se puede cosechar anualmente por manzana oscila entre los 80,000 a 100,000 unidades cuando se trabaja con una excelente genética (plantas In vitro) y un buen manejo de campo, oscilando un rendimiento por racimo entre los 50 a 60 unidades según el clon establecido.

Comercialización

Esta fase comprende dos destinos el mercado local y el internacional (exportación). El primero se rige por tres categorías de calidad (primera, segunda y tercera o pirracha) en donde la apariencia, el tamaño y el grosor la fruta es lo necesario; el segundo destino de comercialización se rige por una sola calidad Premium en donde los controles de calidad son
más numerosos y de rígido cumplimento.

El clon Cuerno enano es el de mayor interes de comercialización que se embarca desde los trópicos americanos en contenedores hacia sus
principales destinos de exportación que son EE.UU. y EUROPA.

El transporte de la fruta se realiza en contenedores debidamente sellados con temperatura de 9 °C a 13 °C aproximadamente según las especificaciones técnicas del comprador y el tiempo de transporte.

Calidad de la fruta

Mercado local:
• Verdes, sin madurar.
• Sanos, se excluirán los productos atacados por podredumbres o alteraciones que los hagan impropios para el consumo.
• Enteros.
• Consistentes.
• Tamaño grande, mediano y pequeño.
• Limpios, exentos de materias extrañas visibles.
• Exentos de daños producidos por insectos o fúngicos.
• Desprovistos de restos florales.
• Exentos de deformaciones.
• Exentos de magulladuras.
• Exentos de daños causados por temperaturas bajas.
• Exentos de olores o sabores extraños.
• Además, las manos y manojos deben de soportar el transporte y manipulación.
• Llegar en estado satisfactorio al lugar de destino a fin de alcanzar un grado de madurez apropiado tras la maduración.

Valor nutricional

El plátano maduro es un alimento muy digestivo, pues favorece la secreción de jugos gástricos, por tanto, es empleada en las dietas de personas afectadas por trastornos intestinales y en la de niños de corta edad. Tiene un elevado valor energético, siendo una importante fuente de vitaminas B y C, tanto como el tomate o la naranja. Numerosas son las sales minerales que contiene, entre ellas las de hierro, fósforo, potasio y calcio.