Cultivo de Fresa

Cultivo de Fresa

Selección de la Semilla

Para garantizar un cultivo de fresa de calidad, se recomienda seleccionar en una plantación que está en producción, plantas libres de plagas y enfermedades para obtener los estolones o hijuelos que formarán las nuevas plantas.

Cantidad de plántulas y método de siembra

Los hijuelos se pueden sembrar en eras o bancos. Generalmente se utiliza cobertura y riego, por lo que es recomendable sembrarlos en bancos de 70 a 80 centímetros de ancho y 20 de altura.

La distancia entre los bancos debe ser de 40 centímetros. En cada uno se colocan dos hileras de plantas, usando distancias de 40 centímetros entre surcos y 30 entre plantas para obtener poblaciones de 35,000 a 40,000 por manzana.

La planta debe sembrarse a una profundidad de 4 a 5 centímetros, procurando que la raíz no quede expuesta al sol.

Prácticas de control de malezas

Es importante mantener el cultivo limpio de malezas durante todo su desarrollo.

– Se puede hacer uso de cultivadora manual o azadón en las calles.

– Como última opción se puede hacer uso de herbicidas, seleccionando aquellos de banda verde que son menos perjudiciales al ambiente y la salud humana.

Fertilización de la plantación

Es importante que los productores conozcan la fertilidad de sus suelos para realizar un buen plan de fertilización en sus cultivos.

En suelos con varios ciclos de siembra y sobre todo con pendiente pronunciada, hay respuesta a la aplicación de nitrógeno en cantidades moderadas.

  • A la siembra aplicar 2 quintales de 12-30-10.
  • A los 45 días después de la siembra 1 quintal de urea.
  • Después de la cosecha se recomienda aplicar 2 quintales de urea más 2 quintales de 12-30-10.

Este plan de fertilización debe complementarse con 2 a 3 aplicaciones de abono foliar a base de magnesio, boro y calcio a inicios de floración de la siguiente cosecha.

Es importante realizar prácticas de conservación de suelos y agua, NO QUEMA, abonos orgánicos, cultivos de cobertura e incorporación de rastrojos.