Cultivo de Berenjena

Cultivo de Berenjena

Establecimiento del cultivo

Este cultivo requiere el establecimiento de un semillero en bandejas, utilizando 1.5 libras de semilla para una manzana, sembrada a una profundidad de 1 centímetro. El trasplante se realiza a las 4 a 5 semanas cuando tienen de 4 a 5 hojas en surcos simples o camellones dobles.

Surcos simples: trazar surcos con 20 centímetros de altura y separados a 40 centímetros, colocando las plantas a una distancia de 40 a 50 cm. En este tipo de siembra se obtienen 17,000 plantas por manzana.

Camellones dobles: trazar camellones de 20 centímetros de altura y 60 centímetros de ancho, colocando dos hileras a una distancia de 60 a 75 centímetros entre surcos y 40 a 50 centímetros entre plantas para obtener poblaciones de 10,000 plantas por manzana.

Manejo de poda, tutoreo.

Podas: cuando las plantas ramifican, se podan dejando 4 ó 5 ramas principales. También se eliminan los brotes inferiores a la primera ramificación. Es conveniente, eliminar los frutos que se forman de manera temprana porque pueden retrasar el crecimiento de la planta, frutos mal formados o dañados por plagas y enfermedades. También eliminar hojas enfermas y muertas.

Tutoreo: es recomendable colocar tutores para evitar que las plantas se doblen o caigan, o que los tallos se quiebren debido al peso de los frutos.  

Deshojado: es recomendable quitar las hojas que se insertan por debajo de la “cruz” u horqueta, así como las hojas muertas o enfermas, con el fin de facilitar la aireación y mejorar el color de los frutos.

Prácticas de control de Maleza

Es muy importante mantener el cultivo libre de malezas, sobre todo en las primeras fases.

  • Manual: las limpiezas se pueden hacer con azadón o machete.
  • Control químico: usando herbicidas selectivos como última opción. Se recomiendan productos con banda verde ya que son menos perjudiciales al ambiente y la salud humana.

Fertilización del cultivo

Es importante que los productores conozcan la fertilidad de sus suelos para realizar un buen plan de fertilización en sus cultivos.

Un mes después del trasplante es importante usar 10 a 15 gramos de fertilizante completo 15-15-15, más 18-46-0 28 gramos por planta más 500 gramos por planta de abono orgánico como bocashi, lombrihumus o compost.

A los 4 meses después del trasplante aplicar 2 quintales de la fórmula 18-46-0 más 2 quintales de 0-0-60 por manzana, fraccionados en dos aplicaciones (junio y septiembre).

Para complementar la fertilización se deben realizar prácticas agroecológicas de manejo en sus suelos como la NO QUEMA, incorporación de rastrojos, abonos orgánicos, asocio con abonos verdes entre otros.