Con la entrega de certificados a 95 técnicos y productores, concluyó el intenso curso de entrenamiento que fue impartido por los hermanos de la cooperación Pica-Palestina.

La compañera Claudia Cárdenas, codirectora del Instituto Nicaragüense de Tecnología Agropecuaria (INTA), dijo que Nicaragua ha dado un salto significativo en cuanto a lo que es el desarrollo técnico.

Detalló que el curso impartido a los técnicos y productores fue en los siguientes temas: hortaliza, ganadería, bovina, ovina, caprina, el Laboratorio de Diagnóstico de Enfermedades, alimentación, inseminación artificial, entre otras temáticas.

Señaló que en el curso participaron técnicos de todos los departamentos del país, así como productores representativos del territorio nacional.

“La misión es que los técnicos y productores que recibieron los certificados de capacitación, transfieran, repliquen a más familias y técnicos, los conocimientos adquiridos”, sugirió.

Curso teórico y práctico

La compañera Cárdenas mencionó que el curso se realizó durante siete días, de manera ardua, sin descansar; fueron cursos presenciales y totalmente teóricos, pero también se viajaron a los departamentos a realizar prácticas a: Jinotega, Matagalpa, Nueva Guinea, para hacer clases prácticas de todos los temas que se impartieron.

Era el tercer curso como parte del fortalecimiento de los cursos anteriores, y para el próximo curso estarán incorporando nuevos temas.

La representación de la cooperación Pica-Palestina, se mostró contenta por el curso y dijeron que es una muestra más de que Palestina y Nicaragua son hermanos; pueblos que luchan por su existencia, por la paz, por amor, por el trabajo.

Los hermanos palestinos visitaron varias fincas en Nicaragua, trabajaron con los técnicos de cómo se toman las muestras correctas.

El objetivo principal es capacitar a los técnicos de Nicaragua, cómo tomar las muestras e identificar las principales enfermedades peligrosas que afectan a los bovinos y caprinos; para identificar las enfermedades, combatirlas y eliminarlas.

También trabajaron en la capacitación de producción de alimentos para animales, así como el mejoramiento de razas con la inseminación artificial.

El objetivo principal del programa es compartir con Nicaragua la información, para que los técnicos que participan en las capacitaciones puedan transmitir esas experiencias a los productores, para ir avanzado de la mano con ellos.

Protagonistas satisfechos

La técnico Ruth Hernández dijo que fue algo extraordinario el curso que recibió, porque ha adquirido nuevos conocimientos.

“Estoy muy agradecida con nuestro Gobierno y nuestros hermanos palestinos, porque fue algo increíble, porque no tenía conocimiento y aprendí bastante. Aprendimos a poner en celo, lo que son los caprinos que son las hembras”, expresó.

Por su parte, el productor Elías Balladares dijo que se dedica a la producción de animales caprinos.

Aseguró que los cursos son una buena alternativa para los pequeños productores, porque mejoran la genética.

Destacó la experiencia de los hermanos técnicos palestinos y se mostró muy agradecido porque compartieron sus conocimientos con los técnicos y productores nicaragüenses.