Cultivo de Uva

Cultivo de Uva

Selección de la Semilla

Para garantizar un cultivo de calidad, se recomienda seleccionar en una plantación que está en producción (menor de 5 años), plantas libres de plagas y enfermedades para obtener las estacas que serán las nuevas plantas. Las estacas seleccionadas deben ser de color marrón oscuro, con muchos nudos y abundantes yemas, con grosor de medio centímetro.

Establecimiento del semillero

La uva requiere establecer un semillero. Para esto se hacen bancos de 10 metros de largo por 1.20 metros de ancho y 30 centímetros  de alto. Desinfectar el suelo aplicando media libra de cal por cada metro cuadrado, además agregar 20 libras de abono orgánico y media libra de 12-30-10. Las estacas se siembran a 20 centímetros en cuadro, enterrando de 2 a 3 nudos en el suelo. Realizar 2 aplicaciones de urea con 0.25 libra por metro cuadrado incorporado al suelo y de 1-2 aplicaciones foliares a base de calcio, zinc, magnesio y boro en los primeros 2 o 3 meses. A los 3-4 meses estas plantas están listas para trasplante.

Cantidad de semilla y distancias de siembra

Para el trasplante no se realiza preparación de suelo, solamente limpieza manual y desbasureo. Se recomienda sembrar las plantas a 3 por 3 metros en cuadro, lo que equivale a 780 plantas por manzana.

Prácticas de control de malezas

Es importante mantener el cultivo limpio de malezas todo el tiempo. La limpieza se puede realizar con cultivadora manual, azadón, machete.

Hacer uso de control químico como última opción, seleccionando aquellos productos de banda verde y selectivos al cultivo que son menos dañinos al ambiente y a la salud humana.

Fertilización de la plantación

Es recomendable realizar un análisis de suelo cada dos años para elaborar el plan de fertilización.

a) En el primer año: al momento del trasplante y en etapa de crecimiento, utilizar 50 gramos de abono 12-24-12 o 15-15-15, más 5 gramos de cal. Aplicar urea de forma mensual, iniciando con 10 gramos durante los primeros 6 meses y finalizando con 30 gramos por planta los restantes 6 meses. Complementar con dos aplicaciones de abono orgánico a los 3 y 6 meses (1 a 2 libras por planta) y al menos 3 aplicaciones de abonos foliares a base de boro, hierro, zinc, magnesio y calcio.

b) En el segundo año inicia la formación de guías o brazos en las plantas, aplicar 4 onzas de 12-24-12 por planta, a los 12 y 14 meses 2 aplicaciones de urea usando 4 onzas por planta, 2 aplicaciones de abonos foliares y 2 libras de abono orgánico por planta.

c) La primera poda se realiza a los 18 meses acompañada con 8 onzas por planta de 12-30-10. En etapa de prefloración se recomienda la aplicación de abonos foliares a base de potasio, magnesio y zinc. Además 2 libras de abono orgánico por planta.

d) Se recomienda el uso de abonos foliares a base de magnesio y calcio en etapa de floración, cuajado de frutos; y en inicios de maduración con potasio.

Es importante realizar prácticas de conservación de suelos y agua, NO QUEMA, abonos orgánicos, cultivos de cobertura e incorporación de material de podas.