Cultivo de sandia

Cultivo de sandia

Selección de semilla

Para tener éxito en este cultivo es necesario utilizar semillas de buena calidad. Si el productor usa semilla de su parcela debe seleccionar plantas sanas, vigorosas y con frutos bien desarrollados, de buena coloración y sabor dulce.

Si el productor decide comprar semilla certificada debe tomar en cuenta el tipo de suelo, lugar y calidad del agua.

Entre las variedades más utilizadas esta la Charleston gray.

Es importante realizar una prueba de germinación antes de la siembra, si de cien semillas nacen 85, esto indica que es  óptima para la siembra.

Cantidad de semilla y distancias de siembra

La siembra puede ser de forma directa y de trasplante.

En siembra directa se necesitan 5,900 semillas para una manzana, depositando 2 semillas por golpe a una distancia de

2 metros entre calles y 1.5 metros entre plantas.

Para la siembra de trasplante se hace uso de bandejas utilizando 2,950 semillas para tener una población de 2300 plantas por manzana. El trasplante se realiza de 8 a 10 días después. La distancia de siembra puede variar según la variedad.

Prácticas de control de malezas

Es importante mantener el cultivo limpio sobre todo en el período crítico que son los primeros 25 a 30 días.

El control de malezas dependerá de la época en la que se establezca el cultivo.

En época seca el manejo de malezas se ve reducido a dos o tres controles manuales con el uso de azadón y machete.

En época de invierno requiere de al menos cinco limpiezas manuales con el uso de azadón y machete.

Fertilización de la parcela

Es importante que los productores conozcan la fertilidad de sus suelos para realizar un buen plan de fertilización en sus cultivos.

– Al momento de la siembra o trasplante se recomienda aplicar bocashi a razón de 15 quintales por manzana y fertilizante 12-30-10 a razón de 2 quintales por manzana. El bokashi aporta al suelo nitrógeno, fósforo, potasio, calcio y magnesio principalmente.

– Durante el desarrollo del cultivo se pueden realizar aplicaciones foliares utilizando melaza a razón de 0.7 litros por manzana (60 cc por bomba de 20 litros) semanalmente. El uso de melaza estimula la polinización, al mismo tiempo es un energizante para la planta y estimula la presencia de insectos benéficos como hormigas y parasitoides para control de gusanos del fruto.

– En la etapa de floración y fructificación, es recomendable utilizar 1 quintal de la fórmula 0-0-60 más 1 quintal de urea para favorecer la floración, cuajado, color, tamaño, dulzura y consistencia del fruto.

La fertilización se puede complementar utilizando bioles a razón de 3 litros por manzana cada 8 días como energizante para promover el desarrollo foliar del cultivo.