Cultivo de Plátano

Cultivo de Plátano

Selección de semilla

El plátano se reproduce utilizando los hijos de la planta. Para seleccionar el material de siembra, se deben tener en cuenta los hijos de espada o cola de burro, de 3 a 4 meses de edad, con altura de 1 a 1.5 metros, peso de la cepa de 2 a 4 libras; libre de plagas y enfermedades; provenientes de plantas madres que produjeron buen tamaño de racimo y dedos.

Cantidad y distanciamiento de plantas

Para el establecimiento de una manzana con variedades de porte bajo se necesitan 1,650 hijos o plántulas, sembradas a una distancia de 1.7 metros entre plantas y 2.5 metros entre hileras.

En el caso de las variedades de porte alto se necesitan 1,100 plantas, establecidos a 2.5 metros entre planta y 2.5 metros entre hileras.

Deshije

El deshije se realiza para mantener la densidad (número) de plantas adecuadas, para evitar competencia entre ellas y condiciones que favorezcan afectaciones por enfermedades.

Es importante que en cada plantón (golpe) se mantenga tres plantas en secuencia (madre, hija y nieta) para evitar competencia y contribuir a obtener racimos grandes con fruta de calidad.

Prácticas de control de malezas

Durante el primer año la siembra de abonos verdes en asocio con el plátano, ejerce un buen control de malezas.

Del segundo al cuarto año esta labor se podrá realizar de manera manual con machete o azadón cada mes y medio durante el periodo lluvioso.

Durante el verano no se recomienda dejar el suelo desnudo, las malezas se cortan a baja altura, esto permite reducir la alta temperatura (caliente) del suelo.

Cuando el cultivo cierra calle ya no tiene problema de presencia de malezas.

Fertilización y enmienda de la plantación

Es importante que los productores conozcan la fertilidad de sus suelos para realizar un buen plan de fertilización en sus cultivos.

a) Al momento de la siembra, aplicar 5 libras de abono orgánico y una puñada de cal o ceniza en el fondo del hoyo, tapar con un poco de tierra y se introduce la semilla, procurando que quede en el centro del hoyo.

b) Primer año: a las tres semanas después de la siembra se realiza aplicación de fertilizante 18-46-0 de 1.5 a 3 quintales por manzana, usando de 2 a 3 onzas por planta.

A las ocho y catorce semanas después de la siembra, se aplica urea a razón de 1.5 a 2 quintales por manzana, usando 2 onzas por planta.

A las veintiséis semanas después de la siembra, se aplica cloruro de potasio de 1.5 a 3 quintales por manzana usando de 2 a 3 onzas por planta.

c) Del segundo al cuarto año la fertilización es dirigida al hijo seleccionado como sucesor de la planta madre y se mantendrán los momentos y dosis descritos en el primer año.