Más de 70 pequeños y medianos productores de hortalizas de las regiones I, II, III, IV y VI del país, fueron capacitados por el Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria (INTA) sobre el uso de tecnología de sustrato enriquecido.

Los pequeños productores que son líderes en sus respectivas comunidades (donde reproducirán los conocimientos tecnológicos adquiridos) recibieron la capacitación en el Centro Nacional de Investigación Agropecuaria (CNIA).

Donald Juárez, responsable de la unidad de Fitomejoramiento del INTA, dijo que los productores que participaron en la capacitación sobre el uso de tecnologías representan bancos comunitarios de semillas.

Dijo que las técnicas que se les trasmitió a los productores consisten en la aplicación de un sustrato artesanal a base de cascarilla de arroz en la producción de hortalizas.

Precisó que esta es una tecnología barata, accesible y de fácil implementación en las fincas de los pequeños y medianos productores, y que tiene muchos beneficios en el desarrollo de las plantas, “porque en menos de tres semanas las plantas en estado de semillero ya están listas para el trasplante”.

Dijo que en la capacitación también participaron productores de granos básicos algo importante porque los microorganismos que usamos en este sustrato se utilizan como inoculante de las semillas en caso de maíz y el arroz”.

Sergio Gómez, productor del municipio de Ticuantepe, dijo que este tipo capacitaciones que les ofrece el INTA “son muy buenas porque así estamos aprendiendo a mejorar nuestra producción porque así vamos cambiando los sistemas de producción que venimos trabajando”.

Precisó que con las tecnologías que les transmitió el INTA esto nos viene a ayudar a los productores a gastar menos y así vamos cambiando las metodologías, ser más eficiente con lo orgánico y así produciremos más y mejor”.

Teodora del Carmen Carballo García, productora de la comunidad Palo de Leche ubicada en el municipio de la Concepción, del departamento de Masaya, dijo “andamos aprendiendo aquí para ver lo que tenemos que echarle a la tierrita ya que produzco pitahaya”.

Doña Teodora dijo que es la primera vez que llegó a una capacitación tecnológica impartida por el INTA y ya con la experiencia va a poder abonar mejor la tierra y seguir produciendo.

Guillermo Antonio Mendoza, pequeño productor de piña del municipio de Ticuantepe, dijo que las tecnologías que le enseñaron en el CNIA las va aplicar en sus plantaciones y así obtener una mejor producción.

Precisó que, utilizando abonos elaborados de productos naturales, estos vendrán a producir mejor las hortalizas sin ningún peligro para la salud humana.

Finalmente, el productor Isidro Hernández quien llegó de Chichigalpa dijo que todos los talleres de capacitación que ofrece el INTA son “de gran beneficio para nosotros y la verdad es que con esta nueva tecnologías voy a salir adelante para cosechar más tomate”.